lunes, enero 29, 2007

¿Un mundo sin niños?


Basada en el libro homónimo de P.D. James, la película Hijos de los hombres (U.S.A., 2006) nos sitúa en un futuro cercano (2027) donde muchos conflictos actuales se han agravado y de una forma verosímil; futuro perturbador no por el terror sino por la desesperanza, acentuada por una atmósfera sombría donde predominan los colores blancos, negros y grises; atmósfera que es la de una Inglaterra futurista en la que la violencia existe pero más como una coreografía distante, aunque a veces también cercana… La gente no se muestra asustada sino más bien cínica e indiferente. La violación de algunos Derechos Civiles pareciera ya no necesitar justificaciones muy elaboradas: a los inmigrantes ilegales se les criminaliza ya a extremos siniestros, pues una policía represiva y totalitaria los persigue para recluirlos en unos campos de deportación, casi ya de concentración, donde ocupan ya no celdas sino jaulas que recuerdan a las de los detenidos en Guantánamo. Si algún activismo o idealismo puede hallarse es el que ya linda con las guerrillas urbanas…

Por otra parte, la humanidad ha perdido su capacidad de engendrar hijos: el último niño nació hace diecinueve años y para colmo ha fallecido hace poco. Pero un milagro sucede, está embarazada Kee (Claire-Hope Ashitey), una refugiada afro-descendiente, y Theo (Clive Owen) es quien se encargará de ayudarla, sacándola del país, por influencia de su ex novia Julian (Julianne Moore), activista en una organización clandestina a favor de los inmigrantes.

Es verdad que en un inicio Theo ayuda a Kee por las 5,000 libras que Julian le ofrece. Pero lo económico no es lo único que lo motiva, aun cuando bien necesita el dinero: en cierto sentido, Julian le recuerda a él no sólo un amor pasado sino además el idealista que alguna vez fue antes de ser digerido por el establishment y de volverse un oscuro oficinista. Julian lo sacude en su gris existencia, aunque sea para exponerlo a peligros de los que ella misma termina siendo víctima… Y si quedamos persuadidos de que el desganado y escéptico Theo sí es capaz de arriesgarse por Kee, es gracias a la figura de esta ex novia…

En esta historia las razones de la incapacidad de la humanidad de procrear niños son inciertas. Uno de los personajes, Jasper (Michael Caine), alude a algunas teorías: que las investigaciones genéticas, que los cambios climáticos, que algún virus… Y esta parte me hizo recordar un artículo que había leído en el portal de la Agencia Aceprensa poco antes de ver este film y que trataba sobre temas demográficos en Francia…Ya entenderán qué tiene que ver una cosa con la otra…

Aceprensa destaca que el Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos (INSEE) ha publicado en el país galo un boletín con datos que en un inicio parecen muy optimistas: «La fecundidad francesa viene subiendo desde hace más de un decenio, y ya en 2004 superó los 1,9 hijos por mujer. La tasa de 2006 es la más alta de los últimos treinta años» («Francia se anota el récord europeo de fecundidad»; mis destacados). Pero recalco que los datos sólo parecen optimistas por lo siguiente: «El récord se debe a las mujeres mayores de 30 años, cuya fecundidad lleva subiendo más de un decenio. En cambio, la tasa de las más jóvenes está prácticamente estancada, con pequeñas oscilaciones» («Francia…»; mis destacados).

Es decir, en Francia, no las mujeres más jóvenes sino las mayores de 30 años son las que incrementan el número de nacimientos, pero la edad media del primer embarazo de una mujer francesa sigue postergándose: esto es, «de 28,8 años en 1994 a 29,8 en 2006» («Francia…»).
Por tanto, a estas cifras estadísticas no sería descabellado darles la siguiente lectura: esto es, en la maternidad gala, su constante retraso podría terminar minando a su reciente repunte, tendencia que empero es lenta y no irreversible (tampoco hay que ser tremendistas)… Y eso que «Francia es el segundo país más poblado de Europa, después de Alemania» («Francia…»).

Y ¿qué tienen que ver estos datos demográficos con Hijos de los hombres? Quizás la humanidad no llegue a perder su capacidad de procrear, como muestra esta cinta, pero lo cierto es que los resultados demográficos de la realidad y de esta ficción pueden aproximarse un poco: en un continente como Europa la población esta envejeciendo y los niños cada vez son menos, y no por ninguna de las teorías esbozadas por el personaje de Jasper, sino porque las propias personas así lo desean… (En fin, cada quien es libre de decidir la cantidad de hijos que quiera tener).

Al respecto, Hijos de los hombres me permite ensayar algunas reflexiones: una, vinculada al personaje de Kee; otra, a lo tanto que puede llegar a valorarse la vida incluso en el futuro menos alentador…

Referente a la primera reflexión, no creo que en esta cinta sea gratuito que la única mujer en el mundo que tras muchos años logra quedar embarazada es justamente una mujer de color, kee, y esto me sugiere toda una carga simbólica: a saber, si algún día el mundo ve reducir drásticamente su población, no será en continentes como África (o Latinoamérica), los que entonces ya no tendrán que preocuparse de que los países del primer mundo sigan criminalizando la inmigración u obstaculizando el otorgamiento de las visas… Sólo habría que esperar (en caso en que demografías como la francesa persistan en las tendencias ya descritas)…

Referente a la segunda reflexión, hay una escena en esta película en la que, en medio de una guerra urbana (si no ya una guerra civil), van bajando las escaleras de un edificio Theo y Kee, quien está cargando a su hijo recién nacido. Y en el trayecto los tres son sorprendidos por un grupo de soldados británicos que quieren tomar por asalto dicha edificación (donde están albergados algunos rebeldes), que llegan a encañonarlos, pero que quedan atónitos al ver al bebé, quien para Theo y kee representa un verdadero salvoconducto que les abre paso ya no sólo entre los intimidantes militares sino también entre tirios y troyanos. Este es una escena muy hermosa, pues en medio de tanta violencia los guionistas se las ingenian para dar espacio a cierta poesía: la vida y la esperanza, representados por el bebé, logran abrirse paso en medio de tanto odio y desencanto. Pero esta segunda reflexión va en otra línea (aunque peque de romántica): que quizás llegue el día en que las grandes potencias le abran las fronteras a todas las kees del planeta, las que no necesitarán más visa que la de un bebé en los brazos…

Y es que Hijos de los hombres me pareció verosímil no sólo por el inquietante futuro próximo que nos presenta sino también por la esperanza de que la vida pueda llegar algún día a ser tan valorada por una eventual escasez de nacimientos, y debida no a una hipotética infertilidad del mundo, sino a que los propios hombres así lo han decidido, pues los bebés los incomodan, aumentan su presupuesto y restan sus comodidades, pero siempre los extrañarán, aunque no quieran… Y cuando ya no puedan con la nostalgia, entonces las fronteras más resguardadas serán abiertas por los seres más frágiles de la Tierra: los recién nacidos… Bueno, podría ser ¿no?

Dime como ve la humanidad su futuro y te diré como ella se está mirando actualmente, e allí el mérito de Hijos de los hombres…


Referencias de la película

Hijos de los hombres. Guión de David Arata, Alfonso Cuaron, Timothy J. Sexton, Hawk Ostby, Mark Fergus. Dir. Alfonso Cuarón. Actores. Clive Owen, Julianne Moore, Charlie Hunnam, Michael Caine, 2006.


Bibliografía

«Francia se anota el récord europeo de fecundidad». Sociedad. Aceprensa [España] 24 de enero de 2007.

http://www.aceprensa.com/art.cgi?articulo=13325




15 comentarios:

Jorge Vila dijo...

Muy bueno Martin

Jorge Vila dijo...

Muy bueno como simpre Martin

Martín dijo...

Gracias, Jorge, por tus comentarios siempre estimulantes...

Un abrazo desde Lima

Dejarina dijo...

Excelente Martín! Te felicito paisano ;)

Martín dijo...

Dejarina, gracias por tu comentario... Creo que es la primera vez que me visitas, bienvenida...

Saludos

Purificación Ávila. dijo...

Hola, Martin. Yo te he visitado ya en un par de ocasiones, ¿recuerdas? En realidad te conocí por los blogs de Apostillas de Magda y el de peonía, amigas comunes.

Confieso que no he visto la película pero es evidente que "Hijos de los hombres" es una película que no puede dejar indiferente a nadie.
Haces un exhaustivo balance con reflexiones que tienen quizá más lógica que el guión de la obra en la que está basada.
Con tu párrafo final consigues convencer al lector. ¡A mi me has convencido! Creo que ahí has metido el dedo en la llaga. (No lo repito para que los demás lo lean).
En fin, vivimos en un mundo de ancianos con un futuro incierto. ¿Será tan irreversible como la cuestión del calentamiento global?
Veré la película, sin duda. Gracias por esta reseña tan completa.

Saludos, Martín. Te sigo leyendo.
Puri

Martín dijo...

Hola, Purificación

Claro que recuerdo tus visitas a mi espacio. Yo también suelo reconocer tu nombre y tus interesantes comentarios en los espacios de Magda y Peonia… Más bien, cuando quería ingresar a «Vivir por y para escribir», por alguna razón mi ordenador demoraba en cargar (y esto se daba cuando tenías la anterior plantilla), pero veo que el problema ya se ha superado quizás con la nueva plantilla que has instalado y que me ha gustado mucho… Acabo de recorrer tu espacio y me ha parecido muy interesante, razón por la que ya lo he enlazado… =)

Con respecto a tu comentario, en realidad ni el Calentamiento Global ni el problema de la natalidad son irreversibles, pues ya dependen del propio hombre, de que sean capaces de priorizar el futuro de la humanidad a sus propio intereses, algo difícil, aunque no imposible… Sí te recomiendo la película, llama a la reflexión…

Gracias por la visita…

Saludos

Danza Invisible dijo...

NO he visto la película, pero por lo que cuentas veo que debe ser muy interesante; y por las reflexiones que haces, veo que has dado en el punto (o los puntos) que muchos no quieren ver.

Un abrazo.

Martín dijo...

Hola, Danza

Qué gusto que me visites después de tanto tiempo… =) Y, sí, efectivamente, creo que esta película se vale de una ficción sobre un futuro cercano para mostrar aspectos de la realidad actual que muchos nos quieren ver…

Un gran saludo

Martín

Avesdelcielo dijo...

Soy María Eloia Ragozza ( Marita )y llego a tu blog por haber leído tus trabajos en www.lalupe.com. Hice un comenatio sobre ¿ Un mundo sin niños ? Y aqui estoy navegando con mucho placer por ser un sitio polifacético y con fundamentso interesantes.
Yo escribo, y me da un trabajo enorme publicar mis poemas religiosos, ni siquiera a los sitios católicos les interesa (capaz que son malos, pero no me lo dicen ) Te invito a que me busques en www.lalupe.com, y te agradecería un comentario sincero.
Este Abril próximo publico mi primer libro en papel.
PAZ Y LETRAS
Un gran abrazo.
MARITA RAGOZZA

Desde Pehuajò, provincia de Buenos Aires,Argentina, ciudad que se fundó con nombres dde escritores en sus calles

Diluvio dijo...

Lindo blog che

Martín dijo...

Estimada Marita
Estuve leyendo algunas poesías de tu bitácora y sólo me resta agradecerte por honrarme pidiéndome sobre tus textos una opinión que, en mi caso, es sólo la de alguien que aprecia la Poesía, pero que no la cultiva… (Al menos por ahora). Por eso mis opiniones serán sólo las de un amigo y no las de un entendido…
Tus textos me gustan porque sus contenidos son auténticos y sencillos, y la sencillez tiene un encanto muy especial… Lo que te hace falta madurar un poco es tu estilo, algo que estoy seguro lograrás con el tiempo: es sólo una cuestión de práctica; ya dicen que el talento es un momento de inspiración y toda una vida de transpiración… Pero siempre conserva en tus versos esa sencillez que te caracteriza y que es parte de tu carisma…
Te puedo recomendar las bitácoras de dos chicas que tienen muchas cualidades para la Poesía y que te pueden servir como muy buenos referentes…

Este es el blog de Érika Almenara (peruana):

http://littlegirlinblue.blogspot.com/

Este es el blog de Karina Falcón (mexicana):

http://entrelunasylunas.blogspot.com/

Y gracias, Marita, por la visita y por ser generosa conmigo al considerarme para leer tus textos… Con algo más de tiempo visitaré tu portal en la Lupe, por ahora sólo he navegado por tu bitácora en blogger, la que me ha gustado… Y felicitaciones por la próxima publicación en abril de tu libro, espero que me tengas al tanto…
Un gran saludo
Martín

Martín dijo...

Hola, Diluvio

Gracias por tu comentario tan estimulante. Creo que es la primera vez que me visitas... Bienvenido...

Saludos

Danza Invisible dijo...

Siempre te visito, querido Martín. Lo que sucede es que muchas veces no me atrevo a dejar mi humilde comentario porque la erudición tuya y de tus "comentantes" me abruma.

Pero el cine no me intimida =)

Martín dijo...

Hola, Danza

Lo importante en toda opinión es que sea auténtica y sincera, y eso sobre todo es lo más valioso… Además, recuerdo los comentarios que me dejaste hace algún tiempo y eran muy interesantes…

Mi espacio busca generar confianza para que todo el que tenga algo que decir se sienta en la libertad de hacerlo. El único requisito es guardar el decoro… Por otro lado, tienes un blog muy ameno, también suelo visitarlo… =) Y no te dejo comentarios porque la simpatía de tus cementantes me abruma… =)

Un gran saludo

Martín