viernes, abril 07, 2006

El Evangelio de Judas


En su sede central en Washington, National Geographic ha certificado la autenticidad de El Evangelio de Judas, papiro que presenta a dicho apóstol como no traidor porque sólo obedecía al plan divino al entregar a Jesús. Además, dicha institución ha anunciado sobre el tema la publicación de dos libros y un documental en su canal por cable.

¿Qué tanto estremecería a la Iglesia Católica tal hallazgo? Responder esta pregunta conlleva tener algunos criterios.

Según la BBC, el Evangelio de Judas es un texto ubicado entre el siglo III y V y «se trata de una presunta copia de un manuscrito aún más antiguo…».

Es decir la copia de National Geographic es posterior en 300 años al nacimiento de Cristo y en 150 años a su original. Pero me explicaré mejor con una analogía…

Digamos que dentro de miles de años algunos estudiosos futuristas encontraran un texto mío del 2006, donde describo hechos ocurridos como máximo en 1706 (mucho antes de la Revolución Francesa).

Pero ojo: mi texto es copia de uno anterior, así que esos estudiosos futuristas lo único que estarían divulgando sería mi pobre copia del siglo XXI y no el original del supuesto autor a quien copié; autor cuya obra sería aproximadamente del año de 1856 y describiría los ya mencionados hechos de 1706. Esto significa que hasta al autor que yo copié estaría distanciado aproximadamente 150 años de los hechos que narra, pero no menos. Dicho de otra forma, yo habría copiado a alguien que tampoco habría sido testigo presencial de lo que escribe.

El papiro cuya autenticidad ha certificado National Geographic se supone es una copia porque la mayor antigüedad que se le otorga no pasa del siglo III a.c. (según la BBC). Y la existencia de su original se conoce sólo por referencias de San Irineo de Lyon en su obra Contra las Herejías (180 d.c.).

Es decir, San Irineo hablaba del original de dicho manuscrito 120 años antes del límite máximo de antigüedad (siglo III d.c.) señalado por National Geographic para su copia tan publicitada. Además, dicho original podría ser uno de los evangelios de los gnósticos, secta que se manifestó como amenaza al Cristianismo a mediados del siglo II d.c. (aproximadamente por la época de San Irineo).

Una de las características del pensamiento gnóstico la señala el sacerdote Thomas Williams, decano de la Facultad de Teología de la Universidad Regina Apostolorum de Roma, entrevistado recientemente por la Agencia Noticiosa Zenit: «Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado. Por esto, son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas». Y en esta relación de rehabilitados también estaría Judas, postulado que no tiene nada de novedoso…

Una vez le consulté a un sacerdote si no había posibilidad de que Judas Iscariote estuviera siquiera en el purgatorio, pues bien pudo haberse arrepentido en último momento, aunque ya fuera tarde para sacarse la soga con la que se ahorcó. Y simplemente me contestó que sabemos quienes están en el cielo pero no en el infierno… Pero esta afirmación dista mucho de creer que Judas fue un buen discípulo porque en su traición a Cristo sólo cumplía con los designios divinos. Nunca sabremos si Judas fue perdonado por Dios (al menos no en esta vida), pero de ahí pensar que hizo bien hay una gran diferencia…

Pero volvamos al tema, si consideramos que podría ser del gnosticismo surgido a mediados del siglo II d.c., incluso el original de El Evangelio de Judas (y no la copia de National Geographic, muy posterior) estaría distanciado de los hechos que narra no menos de 120 años y tendría mucho menos valor, como fuente estrictamente histórica, que los evangelios canónicos (reconocidos por la Iglesia), de los cuales por lo menos dos fueron escritos por testigos presénciales. Incluso San Lucas, del que se desconoce si conoció personalmente a Jesús, escribió su respectivo evangelio alrededor del 67 d.c. y, se presume, habría aun conversado con la Virgen María por cómo describió La Anunciación (Lucas 1, 26-38) y ciertos pasajes de la infancia de Cristo, más específicamente cuando Éste a los 12 años disertaba con los maestros del templo (Lucas 2, 41-50).

En resumen, El Evangelio de Judas (original o copia) no pasaría de ser uno de los tantos evangelios gnósticos que pueden comprarse aun en librerías católicas y cuyo valor sólo es literario.

Entonces ¿por qué los medios han destacado los manuscritos autentificados por National Geographic como uno de los descubrimientos arqueológicos más sensacionales de los tiempos modernos? Incluso diarios como El Mundo de España señala que «determinados sectores de la Iglesia Católica albergan el temor de que el manuscrito ponga patas arriba muchas de las creencias más profundamente arraigadas del cristianismo». El mismo diario agrega: « (el manuscrito) ya ha sido tachado de peligroso por un experto del Vaticano».

El motivo de por qué tanto revuelo es muy simple: el anuncio de National Geographic se hace justo en Semana Santa y faltando pocas semanas para el estreno de la película El Código Da Vinci…

Muchos encontrarían emocionante que este manuscrito estremeciera a la Iglesia Católica, pero lamentablemente la realidad a veces es más aburrida, lo que pasa que Dan Brown nos ha mal acostumbrado a sus fantasías… Pero ése será ya otro tema…


Nota:

Como la agencia noticiosa Zenit no suele tener enlaces individualizados de sus artículos más recientes, la entrevista al Padre Williams, la cual me representó una importante fuente, la he copiado en el siguiente enlace. En dicha entrevista la periodista de Zenit le hace preguntas muy agudas al sacerdote, cuyas respuestas son bastante interesantes.



Fuentes:


Cfr: El «Evangelio de Judas»
Entrevista a al padre Thomas Williams, decano de Teología
Agencia de Noticias Zenit (http://www.zenit.org/)
6 de abril de 2006

Cfr: Revelan "Evangelio de Judas"
BBC de Londres
6 de abril de 2006


Cfr: El Evagelio según “San” Judas
El Mundo de España
19 de Marzo de 2006


Cfr: San Lucas
Biblioteca Electrónica Cristiana


Posdata (10 de abril del 2006):

Ayer domingo vi el documental de National Geogrpahic sobre El Evangelio de Judas; documental del que uno terminaría deduciendo que los Gnósticos eran también cristianos con sus propios evangelios, diferentes a los de los cristianos ortodoxos (Por si acaso: entiéndase ortodoxos no a la Iglesia Ortodoxa de los países del Este de Europa, especialmente Grecia y Rusia).

Si partimos de la premisa que este Evangelio de Judas podría ser gnóstico, entonces resalto unos comentarios del Padre Williams en la entrevista cuyo enlace ya consigné líneas arriba: «Los evangelios gnósticos, hay muchos más, no son documentos cristianos en sí, ya que proceden de una secta sincretista que incorporó elementos de diferentes religiones, incluyendo el cristianismo».

Así mismo consigno una cita de un artículo de la Agencia de Noticias Aci Prensa: «Los gnósticos erigieron sistemas de pensamiento en los que unían doctrinas judías o paganas con la revelación y los dogmas cristianos…».

En resumen, como una secta sincrética con elementos tanto cristianos como de otras religiones, los Gnósticos no serían ni siquiera cristianos heterodoxos (por decirlo de alguna forma), como sí pareciera considerarlos dicho documental de National Geogrpahic al oponerlos a los cristianos ortodoxos.

Incluso un hipotético cristianismo heterodoxo (y con esto no aludo a ningún credo en particular) tendría que partir de un Cristianismo libre de sincretismos (mezclas) por más diferentes o disidentes que sus interpretaciones sean de las de los cristianos ortodoxos.

Ahora, si un credo es producto de un sincretismo de muchos otros, aunque también tenga elementos cristianos, ya no sería cristiano sino algo totalmente diferente, y ése sería el caso de los Gnósticos.

Valga la aclaración: los términos ortodoxo y heterodoxo tienen un sentido amplio (aunque a manera de ejemplo los aplique ahora al Cristianismo), pues no sólo se refieren a la Religión Católica y, además, toda religión en general tiene siempre sus sectores ortodoxos, fieles a su tradición, y heterodoxos, que se apartan de la misma. En resumen, mi diferenciación entre ortodoxia y heterodoxia sólo tiene connotaciones semánticas y no busca ni aludir ni afectar a ningún credo…

Fuente:

La cita de Aci Prensa pertenece al siguiente artículo:
Cfr: Las Herejías
Agencia de Noticias Aci Prensa



Cortesía de la imagen:

http://sevilla.abc.es/abc/pg060407/prensa/fotos/200604/07/NAC_CUL_web_51.jpg

14 comentarios:

Magda dijo...

Buenas noches.

Te he enviado un correo-e para hacerte una invitación.

Saludos para ti, buen fin de semana.

ISABEL MIRALLES dijo...

No creo que este evangelio de Judas cambie para nada la fe de los católicos que creen de corazón en Jesucristo, otra cosa sería creer en la Jerarquía de la Iglesia. Creo en Jesucristo porque nos enseñó con su ejemplo; no se puede decir lo mismo de la Iglesia Católica, pues predica lo que no hace. Creo que en los últimos tiempos ha mejorado mucho, pues si nos basáramos sólo en la edad media, en la terrible Inquisición y en grandes errores en la segunda guerra mundial, sería para perder la fe. Creo que la Iglesia no debería tener poder político... Jesucristo fue muy claro: "Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios...". La Iglesia debería llegar al corazón de todos mediante el ejemplo. Dar a los pobres, a los países más necesitados, todo el dinero y el boato que Jesucristo hubiera rechazado.

Un abrazo. Isabel Miralles

Rael dijo...

Excelente artículo. Muy bien escrito. Desde que esta noticia apareció y se le dio tamañana difusión me convencí al instante de que era una obvia (y burda) maniobra para promocionar la película "El Código Da Vinci" (que se estrena el mes que viene). Sin embargo, tu artículo es lo primero que leo que opta por esa conclusión. Mis felicitaciones (humildes)

Martín dijo...

Estimada Isabel:

Estamos de acuerdo, yo tampoco creo que El Evangelio de Judas afecte a la Doctrina Católica, lo que pasa es que estos temas se han puesto de “moda” a raíz del próximo estreno de El Código Da Vinci

Un saludo

Martín

Estimado Rael


Gracias por tus generosas palabras. Y me alegro que este artículo haya contribuido a confirmar tus sospechas.

Un saludo

Martín

Erika Almenara dijo...

Muy interesante.

Martín dijo...

Gracias, Erika... Un saludo

Altayre dijo...

Claro que sí, querido Martín. Lástima que el aparato publicitario hollywodeense se preste para semejante patraña, aunque no faltaría el cínico que apuntaría que no importan los medios de publicidad sino que la película venda...

Leí hace poco el famoso "Código", y quedé bastante decepcionado, ya que la trama es muy débil y como obra, se nota el esfuerzo del escritor por cumplir el plazo de entrega y de los editores por aprovechar el auge alrededor del nombre del escritor.

Por otro lado, los datos aportados en el libro son cosas muy conocidas por aquellos que nos interesamos en temas históricos o el arte, aunque realmente no lo son para la mayoría de la gente. Las hipótesis planteadas por el señor Brown son ya señaladas por otros autoresw anteriores a él e incluso, un tanto viejitas. Pero el revuelo está hecho y con esta bulla por el Evangelio de Judas, el camino queda abonado para hacer resonantes éxitos de taquilla.

Por otro lado, te felicito por la investigación histórica sobre el cristianismo primitivo, es decir, no había encontrado una definición tan clara sobre los agnósticos que la que tú empleas en tu post. En efecto, este grupo no puede ser clasificado como cristiano, y la construcción de sus creencias es tan sincrética, que difícilmente pueden catalogarse exactamente en el ámbito de las religiones -otro tanto se puede decir del movimiento Nueva Era, tan de moda, cuyas raíces entre otras se hunden en los agnósticos, los cátaros, los masones, franc-masones, espiritistas, médiums, algo de hinduísmo y budismo, algo de taoísmo, algo de cristianismo, algo de ocultismo, mucho del panteón greco-romano y germano, en fin, una mesconlanza de lo más colorida.

El punto central del agnosticismo, que es aludido vagamente en el libro de El Código Da Vinci, es que el hombre pueda alcanzar un punto de armonía entre el plano físico o terrenal -la madre naturaleza-, su propio yo -o conciencia- y su ámbito espiritual, que en ellos es caracterizado como divino. De este modo, el hombre llega a la agnosis, estado ideal en el cual se alcanza el pleno desarrollo o el equilibrio entre lo carnal y lo espiritual. Esta idea, nada extraña en el primitivismo y el animismo, se sustenta en el platonismo y en algunas corrientes filosóficas griegas -curiosamente opuestas entre sí- y el matiz de veracidad se aporta diciendo que este es el estado alcanzado por el Maestro Jesús... sí, el Jesús de Nazareth.

Esta misma idea, extraña a la esencia del cristianismo en sus tres vertientes -católica, evangélica y ortodoxa-, es recogida y "mejorada" en el concepto de "conciencia crística", una especie de nirvana personal que el discípulo de la Nueva Era alcanza, llegando a la plenitud de su persona, mediante el constante estudio, meditación y guía por parte de Maestros Espirituales e invisibles, quienes lograron llegar al estado crístico y ahora corresponden a una especie de cuarta dimensión celestial y a una jerarquía espiritual gigantesca, muy parecida a la propuesta por la religión popular de China y Japón.

Felicidades y muy bueno tu artículo.

Marcelo Pulido dijo...

Hola Martín, soy integrante de la lista de comic nacional.
Siempre me interesaron estos temas.
Debo decirte que caes en algunos lugares comunes, que en general derivan de la actitud del catolicismo de arrogarse la exclusividad en la interpretación de lo referente al cristiamismo.
Por ejemplo cuando decís:
"Incluso un hipotético cristianismo heterodoxo (y con esto no aludo a ningún credo en particular) tendría que partir de un Cristianismo libre de sincretismos (mezclas) por más diferentes o disidentes que sus interpretaciones sean de las de los cristianos ortodoxos."
Esto implica la creencia en un cristiamismo puro, cosa que no existe, dado que Jesús no dejo ningún texto escrito, y lo que hay son versiones teñidas de distintos intereses. Pero de haberla, como pareces suponer, se derivaría que hay quienes son los continuadores de esta versión pura, que, claro, no serían otros que los católicos.
Lo cierto es que Jesús no fundó ninguna iglesia, así que mal puede tener continuadores en ese sentido. Lo que sí hizo es transmitir un mensaje, que fue tomado por diversas comunidades, que para conservarlo lo pusieron por escrito, de acuerdo a las referencias que pudieran tener, y por qué no, a sus intereses.
La pregunta a responder no es si la aparición de este evangelio de Judas puede afectar a la Iglesia Católica, sino por qué han quedado sólo cuatro de todos los que había, a quién convenía, a que intereses respondía, quién se perjudicaba.
El documental no dice nada nuevo, estas cosas ya se saben hace muchísimo tiempo, hay bibliografía sobre el tema. Por eso yo también dudo que esto afecte en algo, sé por experiencia que quienes creen en algo, por más que uno les ponga la evidencia frente a los ojos, seguirán creyendo en eso.
Por último, pienso que el documental de NGC no es una publicidad para la película El código Da Vinci, sino al contrario, se aprovecha del interés que despierta la pélicula, la novela y el tema de moda, para captar público para su documental.
Saludos

Martín dijo...

Estimado Altayre:

Gracias por el interesante comentario que me has colocado y te sugiero que escribas un artículo sobre el tema en tu interesante blog. Estoy seguro que tienes mucho que compartirnos y por favor avísame cuando escribas al respecto, aunque siempre me doy un salto por tu blog… Pero como siempre: un placer leerte =)


Estimado Marcelo:

En realidad no pretendo hacer ningún tipo de apologética, pues sólo quería compartir mis opiniones sobre el Evangelio de Judas.

Entiendo que debes tener tus creencias y las respeto. Pero lo mismo que digo para el Cristianismo se aplica para todos los credos en general: si una creencia, cualquiera que ésta sea, es combinada con elementos de otras termina distorsionándose y cayendo en contradicciones, pero la mía es sólo una opinión personal…

Sin embargo, más allá de opiniones diversas, muy respetables por cierto, los Gnósticos no pueden considerarse cristianos, eso es lo único que pretendo afirmar.

Si en la actualidad hay algún eventual credo que sea afín al pensamiento gnóstico, pues yo lo respeto tanto como cualquier otro credo, pero ya es muy diferente el que deba reconocerlo como cristiano sólo porque tenga algunos elementos de esta religión… Y al decir esto no creo que afecte el credo de ninguna persona, pues nada más ajeno de mis intenciones…

Ahora, quizás el documental de NGC no sea una publicidad para la película El Código Da Vinci, pero en la práctica sí resulta siéndolo. En todo caso, sí se aprovecha del interés que ésta película despierta, y eso es casualmente lo que quise sugerir…

Un saludo

Martín

Oscar Pita-Grandi dijo...

Qué interesante todo lo que has escrito. O sea que estamos ante el próximo "Código DaVinchi" o algo por el estilo? Quizá en breve le hagas una película.

Martín dijo...

Hola, Oscar

No sé si el tema amerite una nueva película o libro, pero es un hecho que da para más. Y gracias por la visita...

Un saludo


Martín

ZaidAnig dijo...

En 1955 era publicado en Chile un libro el cual habia sido rechazado por las casas editoriales de la Rep. Dominicana, Judas Iscariote el calumniado, escrito por el ex-presidente dominicano Juan Bosch.
En 1956 se publicó "Tres versiones de Judas" en Ficciones escrito por Jorge Luís Borges.

Ambos escritores optan por una interpretación radical de Judas. En palabras de Borges: "Judas refleja de algún modo a Jesús".

Bosch también lo defiende, y le echa la culpa a Pedro (San Pedro, el fundador de la Iglesia católica). Acusa a Pedro de haber manipulado los hechos y de haberse comportado como un político y no un religioso.

Arturo Gómez dijo...

Hola Martín, interesante tu artículo; sin embargo, coincido más con la opiniones de Marcelo.

Martín, escribes que hay dos de los cuatro evangelistas que si conocieron a Jesús, y, permíteme decirte, eso no es correcto. Ninguno de los cuatro "canónicos" vio, ni escuchó directamente a Jesús. Además, muchos escritos bíblicos son tanto o más posteriores que el texto aludido. Y en la mayor parte no existen los manuscritos originales.

Finalmente, creer que todo es un truco publicitario, como dicen algunos visitantes de tu excelente blog, no me parece acertado.

Con mucho aprecio

Arturo Gómez
www.diosesdelperu.blogspot.com

Martín dijo...

Estimado Arturo

No sé en qué fuente te basas para hacer tal afirmación, me gustaría conocerlas… Al menos dos evangelistas canónicos sí conocieron personalmente a Jesús. Mateo y Juan estuvieron entre los doce apóstoles.

Y Marcos y Lucas por lo menos fueron contemporáneos de gente que sí conoció personalmente a Cristo. Escribieron sus respectivos evangelios entre el 60 y 70 d.c. (entre 30 y 40 años posteriores a la muerte de Cristo). Marcos acompañó a Pedro en su predicación. Y Lucas, se presume, habría incluso conocido a la Virgen María por razones que ya expuse en el artículo

Estimado Arturo, por todo esto al menos dos evangelistas canónicos sí conocieron a Cristo (Mateo y Juan). Y eso es lo que consigno en el artículo…

Con respecto a Mateo y Juan te consigno dos fuentes:

Sobre San Mateo visita el siguiente enlace

Sobre San Juan visita el siguiente enlace


Sobre los apóstoles visita el siguiente enlace enlace


Saludos

Martín