jueves, enero 10, 2008

Mi mejor amigo: cómo aprender algo muy difícil por ser muy elemental

(fuente: El Séptimo Arte)


Mi mejor amigo (Mon Meilleur Ami, Francia, 2006) es una película de la que lo único que sabía antes de visionarla era que había sido seleccionada oficialmente en el Festival Internacional de Toronto 2007.

El film es una comedia para toda la familia. Pero lo de comedia es un decir porque ésta más que reír nos hace sonreír. Su riqueza está en los diálogos que más que graciosos son amenos pero para hacernos reflexionar.

Los actores son sobrios y naturales. No son propiamente comediantes (lo que no significa que carezcan de talento) sino se desempeñan como tales por las situaciones y la misma dinámica en que los coloca el excelente guión…

François (Daniel Auteuil) es un acaudalado anticuario de unos cincuentaitantos. En una cena comenta sorprendido sobre los pocos asistentes a un velorio que hacía poco había asistido. Alguien le advierte que probablemente serían más de los que acompañarían a François o a cualquier de los presentes en caso de que fallecieran.

El anticuario se escandaliza. ¡Qué va! Si él tiene muchos amigos. Sólo era cuestión de que revise su agenda y los tendrá para escoger. Su socia Catherine (Julie Gayet) no le cree nada y le hace una apuesta: si en diez días él no le presenta un amigo verdadero, ella se quedaría con un valioso jarrón.

En este punto François descubre que lo que siempre había tenido eran socios y conocidos y clientes y contactos pero no amigos. No es un mal hombre. Tampoco es como el intimidante Señor Scrooge del cuento navideño de Dickens. Pero en su vida lo único que había aprendido a hacer eran negocios, no amigos.

Entonces asiste a una charla de autoayuda y a alguna librería para averiguar cómo hacerse de un auténtico amigo.

Un día conoce a Bruno (Dany Boon), taxista con una memoria enciclopédica y con el sueño de algún día participar en un programa concurso donde pueda desplegar sus talentos. Sin embargo, Bruno siempre ve truncas sus aspiraciones porque sus nervios siempre lo terminan traicionando y bloqueando en los castings a los que se presenta.
El taxista tiene limitaciones que son empero compensadas ampliamente por sus virtudes. Es sencillo, algo tímido y sensible y asombra por su ingenuidad. En algún momento nos enteramos que su esposa lo abandonó por irse con otro. Pero él tiene la simple y maravillosa cualidad de saber hacer amigos; cualidad que François envidia y que quiere aprender del taxista, al que por eso contrata para le dé un curso intensivo.

Pero Bruno tiene una fórmula muy simple a la que denomina de las Tres S: sinceridad, sonrisa y simpatía.

Y quiero destacar la sinceridad. Él no miente a las personas y sí les dice lo que piensa de ellas, incluso sus errores, aunque sin jamás ofenderlas. No es el hombre más carismático del mundo. Pero es honesto y transparente y los demás así lo perciben. Y por eso tiene facilidad no únicamente para hacer amigos sino además para conservarlos. Más aún, si a alguien halaga, no lo hace mintiéndole sino más bien resaltándole aquellos talentos que ya de por sí tenía y que quizás nadie había notado.

François descubre así que en teoría la fórmula de las Tres S es muy fácil; el desafío es llevarla a la práctica. ¿Aprenderá en tan poco tiempo a hacer amigos para llevar aunque sea a alguno a su socia y así ganar la apuesta?

El film nos plantea varias cuestiones: primero, quizás todos creemos querer dinero y ser admirados pero ignoramos que en el fondo sólo queremos ser queridos; segundo, qué tan capaces somos de tener un amigo puro y simple con el que tal vez hasta no haya ningún interés en común y al que no podamos considerar ni socio ni conocido ni contacto…

Formularnos estos temas puede parecernos hasta infantil, pero la lógica de esta película nos hace vislumbrarlos con cierta complejidad para entender así que a veces hay cosas que para aprenderlas resultan más difíciles por lo mismo de ser muy elementales…

En algún momento se brinda una cita de El Principito que puede servir de clave de lectura de esta producción gala:

-Ciertamente –Dijo el Zorro-. Para mí tú no eres aún más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no tengo necesidad de ti. Y tú tampoco tienes necesidad de mí: yo soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero si tú me domesticas, tendremos el uno necesidad del otro. Serás entonces el único del mundo para mí. Yo seré también para ti el único en el mundo (De Saint-Exupéry 67; mis destacados)


François tiene el problema de que sólo quiere domesticar y ser el único para el otro pero no quiere ser domesticado ni que el otro le sea único… En otras palabras: quiere los beneficios pero no las exigencias de la verdadera amistad

Y ¿la cinta? Muy recomendable. Y para todo público…

Datos de la película:

Mi mejor amigo. Guión de Olivier Dazat, Patrice Leconte, Jérome Tonnerre. Dirección. Patrice Leconte. Actores. Julie Gayet, Daniel Auteuil, Danny Boon, Marine Laporte, Titouan Laporte, Henri Garci, Pierre Aussedat. IFC Films, 2006.


Bibliografía:

De Saint-Exupéry, Antoine. El Principito. Lima: Librería, importadora, editora y distribuidora Lima S.A., ¿año?

5 comentarios:

Hilda dijo...

De estas si me gustan, lástima que ese tipo de cine no llega a mi ciudad. Porque aunque soy de cine comercial y le saco mucho jugo a las películas comerciales, una película como la que recomiendas si me gustaría ver. Insisto lo bueno que es los tengo a ustedes.
Hijole, me despertó muchos comentarios.
Dicen en mi tierra que sobran los dedos de las manos para contar a los verdaderos amigos. Yo soy afortunada, me faltan dedos para contarlos, y a verdaderos amigos. Y no porque posea todas las cualidades del simpático taxista, sino porque la vida ha sido dadivosa conmigo en poner gente buena a mi alcance. Sin embargo el tema de la película es real y actual, encontrar a quien se compremeta contigo, "quien te domestique y sea domesticado", no es tan fácil.
Por un lado nos metemos en nuestro trabajo y apenas sacamos la nariz para interaccionar con los demás de centro a centro, y lo hacemos de periferia a periferia diría una amiga mía. Que es algo que siento le pasó a Francois.
Por otro lado este personaje envidia al taxista porque no se ha detenido a observar, Saint Exupery también decía "que lo esencial es invisible a los ojos" y se da cuenta que solo tiene que observar para encontrar las cualidades en las personas.
Pero también tiene que desarrollar las cualidades en él. Voy a poner un ejemplo: un rey estaba triste y los sabios le dijeron que para curarlo necesitaba ponerse la camisa de un hombre feliz. Se mandaron emisarios a buscar un hombre feliz y cuando lo encontraron, no usaba camisa! la moraleja de esta historia es que nadie puede darnos lo que nosotros no desarrollamos, lo que nosotros no tenemos.
Me gustó mucho tu frase: quizás todos creemos querer dinero y ser admirados pero ignoramos que en el fondo sólo queremos ser queridos.
Yo le agregaría que todos queremos ser escuchados y queridos. Porque al escuchar al otro le demostramos que nos importa, que le queremos.
Me despido de este para variar largo comentario con un poema que compartí hace poco con Marta, es de Séneca y leí en el libro El que Escucha de Taylor Cadwell y que a mí me gusta mucho, saludos. Hilda

"Pues ¿quién nos escucha en todo el mundo, sea amigo o maestro, hermano o padre o madre, hermana o vecino, hijo o gobernante o sirviente? ¿Acaso nos escucha nuestro abogado, o nuestros maridos o esposas, aquellos que nos son los más queridos? ¿Acaso escuchan las estrellas, cuando desesperadamente nos alejamos del hombre, o los grandes vientos, o los mares o las montañas? A quién puede un hombre decirle: ¡Aquí estoy! Mírame en mi desnudez, en mis heridas, en mi secreta tristeza, en mi desesperación, en mi traición, en mi dolor, en mi lengua incapaz de expresar mi pena, mi terror, mi abandono. ¡Escúchame por un día, una hora, un momento! Para que no me muera en mi terrible soledad, en mi solitario silencio. ¡Oh Dios!, ¿no hay nadie que escuche? ¿Qué si no hay nadie que escuche?, preguntas. Ah sí, hay uno que escucha, que siempre ha de escuchar. ¡Apresúrate a buscarlo, mi amigo! El espera por ti en la montaña. Sólo por ti."Séneca.

p. d. como no la voy a poder ver, me tienes que contar que pasó con Francois ¿ganó la apuesta, se hizo amigo del taxista? etc. Puedes contarmelo por mail para no arruinar el final a tus lectores, si? anda dí que sí? bye.

Martín dijo...

Hola, Hilda

Gracias por compartirnos tus reflexiones y la hermosa cita de Séneca. El final prefiero no contártelo sino le arruinamos la sorpresa a los eventuales lectores de mi reseña… Por otro lado, no creo que sea difícil hallar esa película en México =)

Un abrazo desde Lima

Navidad dijo...

Me gusta su estilo; estupenda reseña, muy apasionada,como han de ser las buenas obras de arte.
Un abrazo.

Anthony David dijo...

Es muy interesante saber que aún existimos personas que aprecien este tipo de arte , porque lo es.
Hoy 28 de Diciembre de 2008 lo he vuelto a ver, y siempre tengo presente las enseñanzas que contiene cada trozo de dialogo.
Por cierto, le recomiendo una pelicula, se llama "Todos los animales pequeños(All little Animals)", trata sobre la amistad que surge entre un joven con problemas psicologicos y un señor que tiene como pasatiempo enterrar animales muertos. Es un buen film, y tambien la pelicula When Im 64(Cuando tenga 64 años) , trata sobre la soledad en las personas de edad avanzada.
Soy de Perú-Lima y se me es dificil obtener algunas peliculas similares, Felicidades Martin por tu blogs espero, ver mas noticias tuyas...(para los que desean ver la pelicula Mi mejor amigo, la van a repetir este martes 30 de diciembre por el canal CINEMAX)...Arrivederci

Martín dijo...

Hola, Anthony

Muchas gracias por tu comentario, por el cual intuyo tienes una buena pluma. Ojalá te animes a abrir un blog para leer algunos de tus textos.

Y gracias por tus recomendaciones, las que intentaré ubicar, pues sé que en nuestro medio (pues también como tú soy de Lima) no es fácil hallar cintas como esta francesa.

Muchos saludos y felices fiestas