lunes, enero 02, 2006

Charly y la fábrica de chocolate



Originally uploaded by Martín Palma Melena.

Roald Dahl (1916-1990) fue un autor británico reconocido principalmente dentro del género de la Literatura Infantil. Entre sus obras llevadas al Cine figuran Los Gremlins (dirigida por Joe Dante en 1984), James y el melocotón gigante (dirigida por Tim Burton en 1996) y Charly y la fábrica de Chocolates (con una primera versión cinematográfica en 1971 y una segunda en el 2005, dirigida también por Burton).

Lo que reseñaremos será la versión cinematográfica del 2005 de Charly…

Willy Wonka es un excéntrico y reconocido fabricante de golosinas (aunque destaca más por los chocolates), pero un día despide a todos sus empleados, defraudado por un espionaje industrial, y decide aislarse del mundo. El pueblo donde queda su fábrica no sabe nada de él por años, hasta que un día se divulga una promoción consistente en que cinco chocolates marca Wonka contienen respectivamente un boleto dorado que favorecerá a los ganadores con una visita a la fábrica de Willy, pero sólo uno de ellos obtendrá adicionalmente un premio sorpresa.

Entre los niños favorecidos con el premio figuran Charly Bucket, Augustus Gloop, Violet Beauregate, Veruca Salt y Mike Teavee.

El buen Charly parece sacado de la Inglaterra del siglo XIX (parece un personaje de Dickens) y colocado en la época actual. Responde al clásico niño virtuoso de los tradicionales cuentos infantiles. Sus carencias materiales son compensadas por el gran afecto de sus padres y abuelos.

El obeso Augustus es la personificación infantil de la gula. Su madre parece del tipo sobre protectora y quizás también dominante.

Violet es perfeccionista, competitiva, frívola y vanidosa. Parece una versión precoz de una estrella deportiva e, incluso, de su propia madre, quien a ratos funge como una verdadera manager asesorándola.

Veruca coincide con Violet en algunos aspectos pero destaca principalmente como caprichosa. Sus padres la consienten, otorgándole todo lo que pide y volviéndola así una pequeña tirana. Por eso no es difícil imaginárnosla en el futuro como una lady tan sofisticada como materialista.

Mike representa a un tipo de niño muy del siglo XXI (al menos en la versión cinematográfica porque la obra data de 1964). Tiene un genio algo ácido y se jacta de su inteligencia. Su semblante y mirada proyectan algo de lunático. Está muy alienado por los videos juegos, de los que sus padres prefieren no apartarlo porque no sabrían cómo lidiar con él. Estos rasgos darían a Mike el prematuro perfil de los inadaptados adolescentes de la película Elefante (dirigida por Gus Van Sant en el 2003), inspirada en la tristemente célebre masacre de Columbine (1999). Aunque sea indirectamente, los guionistas de la película Charly... parecieron tener esos referentes al reinventar este personaje para actualizar el relato de Dahl.

Otro elemento a destacar de la película son los Oompa Loompa, tribu reclutada por Willy Wonka de algún lugar exótico para trabajar en la fábrica. Sorprende que los Oompa Loompa sean tan pequeños y con rostros tan idénticos, estereotipos que bien pudieron influenciar a Roald Dahl por sus años en África: fue empleado de la Shell Oil en Tanganica (actual Tanzania) y miembro de la Royal Air Force en Nairobi. Los Oompa Loompa destacan principalmente por su lealtad y laboriosidad, pero en la enciclopedia Wilkipedia vemos que estos personajes sufrieron modificaciones en posteriores ediciones de la obra por presiones diversas.

Charly al final gana el premio sorpresa: se vuelve el sucesor buscado por Willy Wonka para dirigir su fábrica.

Aun cuando no encaja en el típico niño superhéroe que atraviesa por espectaculares aventuras, Charly tiene el gran mérito de la renuncia a ser sucesor de Willy cuando le exigen abandonar a su familia. Esto bien podría enseñarle a todo niño que sólo bastan gestos cotidianos, pero muy significativos, para ser grandes héroes: hay renuncias que exigen más valor que el mayor de los riesgos.

A juzgar sólo por la película de Burton, el final es bastante inesperado para tratarse de una historia infantil. Es decir, al Charly acabar como sucesor de Willy, tenemos todo dado para el clásico final feliz, como el del niño pobre que termina siendo rico o poseyendo un reino. Sin embargo, uno siente que el gran premiado es Willy al haberse reconciliado con su padre y hallado una nueva familia: la del propio Charly…

Estos detalles expuestos bien podrían diferenciar a Charly y la fábrica de chocolates de muchas otras historias infantiles…



Fuentes:

Cfr: Roald Dahl
Enciclopedia Microsoft Encarta 2001

Cfr: Moraleja con Humor
Diario El Mundo (España)
17 de agosto del 2005


Cfr: Roald Dahl
Viaje Literario
Web Aloha Criticon


Cfr: Charly y la fábrica de chocolate
Enciclopedia Wilkipedia

Cortesía de la imagen:
http://www.terra.com.mx/Galeria_de_Fotos/images/125/249074.jpg

5 comentarios:

verolindapechocha dijo...

Me encantó como analizaste a cada uno de los personajes.

Aunque no sea de mi total gusto, RD es un referente obligado de la literatura infantil, en mi opinión, la más difícil, pues los niños son un público muy exigente. Y cada vez más.

Y por otro lado, todo lo que haga Tim Burton, siempre será interesante.

Marta Salazar dijo...

buenísimo! qué bien escribes!

Benita Pérez-Pardo dijo...

Ahora mismo la están viendo. Me esperaré a la sesión de mayores.

Tengo un hermano que de vez en cuando va la Universidad de Piura. ¿No es la misma no?.

Va a Perú con "relativa" frecuencia y a mi me da mucha envidia. De hecho, la imagen de la Virgen que tengo en mi cuarto me la trajo mi hermano de Perú. Es preciosa!

Muchas gracias por el post.

Martín dijo...

Hola, Marta... ¡¡¡Gracias!!!

--------------

Hola, Benita

Sí, es la misma, en el Perú está la Universidad de Piura (entiendo que esta institución está vinculada a La Obra).

Piura es un departamento (una región al norte del Perú). Mi hermana estudió en esa casa de estudios su maestría en Administración de Empresas (MBA, que le dicen). Y qué bonito que tengas en tu cuarto una imagen peruana de La Virgen (aquí en el Perú hay muchos cultos a La Virgen, ¿será de alguno de ellos?)

Y qué gusto que tu hermano visite mi país con relativa frecuencia

Y más bien gracias a ti por la visita…

Saludos

Benita Pérez-Pardo dijo...

Hola Martín, No es una imagen normal, pequeña pintada a mano con un marco precioso. Laimagen es preciosa también.
Nos gustó Charlie y la fábrica de Chocolate.